¿Habrá un frente electoral unitario en Ecuador?


¿Habrá un frente electoral unitario en Ecuador?

Miami, 30 de marzo del 2014

Emilio Palacio

Guayaquil, 27 de marzo del 2014: Los alcaldes de oposición de las dos ciudades más pobladas se reúnen por primera vez, Jaime Nebot, de Guayaquil, y Mauricio Rodas, de Quito. Foto: Diario El Universo.

El jueves, Jaime Nebot, alcalde reelecto de Guayaquil, recibió la visita del alcalde electo de Quito, Mauricio Rodas. El diálogo, a puertas cerradas, duró casi dos horas, luego de lo cual ambos ediles recibieron a los periodistas.

Días antes, Fernando Torres, legislador del Partido Social Cristiano, anunció que varios actores políticos, a los que no quiso identificar, vienen impulsando la conformación de un frente electoral para el año 2017, que propugnará la candidatura presidencial de Jaime Nebot.

¿Están conectados ambos acontecimientos? ¿Hay condiciones para la conformación de un frente electoral unitario en Ecuador?

Si estos procesos se juntan, si se agrava la escasez en las perchas de los supermercados, pero, además, los fantasmas del 30 de septiembre se levantan para exigir que se investiguen los acontecimientos de ese día, podríamos tener la tormenta perfecta para Correa.

Vicente Albornoz desmenuzó recientemente, en diario El Comercio, los resultados de las elecciones del 23 de febrero. Mostró que los alcaldes del gobierno (Alianza PAÍS y sus aliados) gobernarán a partir de ahora en 115 ciudades con 4,6 millones de habitantes, pero que los alcaldes de la oposición, es decir Suma (de Mauricio Rodas), el PSC (de Jaime Nebot), Creo (de Guillermo Laso) y Pachakutik administrarán 49 ciudades con 8,2 millones de habitantes. Son menos ciudades para la oposición, pero muchos más electores, casi el doble; y eso, pensando en las próximas elecciones, podría ser determinante.

Existen, sin embargo, varios obstáculo para que la oposición se agrupe en un solo frente electoral. El más importante es que no todos los dirigentes de la oposición han asimilado aún el verdadero significado del 23-F y los profundos cambios políticos que se están produciendo en la población a partir de entonces.

La pregunta clave que deberíamos contestar es la siguiente: ¿Por qué Alianza PAÍS perdió los municipios de tantas ciudades? ¿No se supone que la obra pública es el aspecto más fuerte de este gobierno? ¿Acaso el país no está repleto de carreteras, escuelas, hospitales, que supuestamente habrían comprado la simpatía popular?

La respuesta es que el gobierno perdió el 23-F porque, a pesar de la obra pública, los ecuatorianos se hartaron de los intentos de Correa de convertirse en dueño absoluto del país. La gota que derramó el vaso fue la persecución contra el caricaturista Xavier Bonilla Bonil, la irrupción armada en la vivienda de Fernando Villavicencio y la falta de respeto al presidente del Consejo Nacional Electoral, cuando apenas se atrevió a sugerirle a Correa que suspenda la ladratina de los sábados. Fue el voto del hartazgo de la prepotencia, que José Hernández, de diario Hoy, anticipó con tanta clarividencia, días antes de las elecciones.

Ese malestar, que venía creciendo desde principios de año, dio un salto el 23 de febrero, y desde entonces se sigue extendiendo sin cesar porque no hay margarina Dorina en los supermercados, ni jabón Dove, ni shampoo Castin de Loreal, ni pop-corn para microondas, ni varias marcas de lápiz labial o pintauñas importados, ni muchas variedades de cables eléctricos.

Los gobiernistas contestan que no son productos esenciales, y hasta cierto punto es cierto; pero los ecuatorianos ven por televisión que en Venezuela no hay pollo, leche o carne, y sacan la conclusión: comenzó la escasez, vamos hacia allá, estamos sintiendo recién los primeros síntomas. En enero, varias empresas públicas recibieron la orden de suspender los pagos a proveedores. Ni siquiera les han dicho cuándo podrán cobrar. La noticia no aparece en los medios, por razones obvias, pero a medida que se vaya extendiendo, de boca en boca, la gente sacará sus conclusiones.

Correa, además, es incapaz de abandonar la única estrategia política que conoce: cuando le pegan, pega más duro todavía; así que después del 23-F, lejos de abrirse al diálogo, ordenó redoblar la represión. En menos de dos meses, dispuso la captura del legislador Clever Jiménez y sus colegas, ratificó la condena contra Alejandra Cevallos (acusada de terrorismo por los acontecimientos del 30 de septiembre del 2010), sancionó a diario Extra, hizo golpear a David Mármol (un activista que se opone a la explotación petrolera en el parque Yasuní), siguió manipulando el caso de los hermanos Isaías y comenzó a perseguir a Joffre Campaña, abogado de grupos críticos al gobierno.

Todos esos abusos están causando aún más alarma. Miles de ecuatorianos se están ratificando en la convicción de que Correa no escucha ni escuchará, y se preguntan cuál podría ser la salida. Muy pocos están dispuestos, por ahora, a salir a las calles, a exigir la renuncia del presidente, pero si la escasez se extiende y se convierte en crisis, no sabemos cómo reaccionarán.

En este sentido, la persecución a Cléver Jiménez y sus colegas tiene un significado muy especial, porque está despertando un fantasma: el 30-S. Hace casi cuatro años, cuando denuncié al país que Correa había mentido sobre el 30 de septiembre del 2010 y cargaba sobre sus hombros con un delito de lesa humanidad, sólo un sector de la población me creyó. Para salvar a diario El Universo y evitar la quiebra completa de mi familia, me vi obligado a buscar el exilio. Hoy, centenares de miles que entonces pensaron que exageraba, se preguntan hasta qué punto era verdad todo lo que dije.

Si estos procesos se juntan, si se agrava la escasez en las perchas de los supermercados, pero, además, los fantasmas del 30 de septiembre se levantan para exigir que se investiguen los acontecimientos de ese día, podríamos tener la tormenta perfecta para Correa; y en ese caso, esperar hasta el 2017, podría ser demasiado.

Quito, 30 de septiembre del 2010: El policía Froilán Jiménez cae muerto al pie del Hospital de la Policía. ¿Se levantarán los fantasmas del 30-S para exigir justicia?

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

  • Hasta pronto

    Photobucket
    Te esperamos siempre

%d bloggers like this: