Prohibido criticar

Prohibido criticar

Editorial

Photobucket
Photobucket

Existe la separación de Poderes, principio elemental del sistema democrático, cuando el Congreso de la Nación deja de ser el recinto donde se estudian y debaten seriamente las leyes entre los distintos sectores políticos que lo componen, y pasa a ser un mero apéndice del gobierno?

Esta pregunta repica por el continente latinoamericano. Baja desde las costas caribeñas, se detiene en las montañas andinas y llega hasta los mares del Sur. Tanto en Venezuela, (dejando de lado el caso perdido de Cuba) como en Ecuador, Bolivia y Argentina, los mandatarios Chávez, Correa, Morales y Fernández, gobernantes que comparten una misma ambición autoritaria y populista, se aprovechan sin pudor alguno del viso de legalidad que les supone el haber ganado las elecciones. Gracias a ello, avanzan sin reparo en la desnaturalización de las instituciones. Con las mayorías obtenidas en los comicios, tal el reciente caso argentino y por vía de otros mecanismos, los Parlamentos, la Justicia y los otros organismos del Estado terminan convertidos en instrumentos al servicio del poder de turno, útiles para destruir a los considerados enemigos, por tener voces críticas.

Los recientes hechos ocurridos en el país vecino son una vívida demostración de la escalada del gobierno argentino usando todos los medios a su alcance para liquidar a la prensa que molesta. El desembarco de una brigada de gendarmes sobre la planta de Cablevisión, del Grupo Clarín, bajo la excusa de un planteo judicial hecho por un ignoto juez de Mendoza, recuerda demasiado a episodios sucedidos en Caracas como el de 2009, cuando grupos chavistas se abalanzaron sobre las instalaciones de Globo Visión, empresa a la que han perseguido de mil maneras desde entonces, empujando a sus propietarios a hacer abandono del país.

Lo mismo que las medidas judiciales para estrangular a la prensa independiente del presidente ecuatoriano, quien actuó contra el diario El Universo, sus dueños y un periodista, consiguiendo que por medio de un grotesco manipuleo de la justicia fueran aceptadas sus astronómicas demandas. Hace poco, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA emplazó a la Procuraduría General del Estado a que diera información al respecto.

El repentino embargo sobre el diario La Nación por $ 160 millones, llevado a cabo por la Administración General de Ingresos Públicos, homónima de nuestra DGI, a pesar de la existencia de un fallo de la Suprema Corte que autoriza a ese y otros diarios a continuar amparados por el régimen de competitividad creado a raíz de la crisis del 2001, mientras se discute judicialmente el tema de fondo que tiene que ver con computar las cargas patronales como pago a cuenta del IVA, es otra coincidencia que llama la atención.

Lo mismo que la embestida del Estado que posee el 27% del capital accionario, en pos de desplazar a los socios mayoritarios de Papel Prensa con maniobras como la últimamente conocida que claramente, busca licuar las pertenencias accionarias de los socios privados, los cuales pusieron en marcha esta empresa que estaba parada, invirtiendo arriba de 200 millones de dólares y que surte de material a otros 170 diarios en régimen de competencia, dado que hasta la fecha la importación de papel ha estado desregulada y sin arancel.

Sin embargo el jueves, tras un vertiginoso tratamiento en el Congreso, la mayoría automática kirchnerista, sin atender ninguna de las objeciones al proyecto planteadas por legisladores de la oposición, aprobaron una ley que implica un atentado a la libertad de expresión. El gobierno, que desde Néstor y luego bajo Cristina, se dedicó a crear una red de medios a su servicio, poniendo en manos de amigos servidores una serie de canales, radios y diarios que vinieron a sumarse a los estatales, subvencionándolos con la pauta oficial de manera escandalosa, ahora tendrá el control de la producción y comercialización del papel de diarios. El lobo tendrá la potestad, según sus apetencias, de repartir el insumo vital a la majada.

El País Digital

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

  • Hasta pronto

    Photobucket
    Te esperamos siempre

%d bloggers like this: