Solidaridad con Emilio

Solidaridad con Emilio

Carlos Jijón

Entiendo perfectamente que en las actuales circunstancias no es “políticamente correcto”, y es posible que hasta sea peligroso, expresar solidaridad con Emilio Palacio, el ex editor de Opinión de El Universo, que ha debido refugiarse en Miami ante el juicio en su contra instaurado desde el poder y que persigue encerrarlo en la cárcel. No voy a comentar la serie de insultos pronunciados por el ofendido en contra de Palacio, y de un sinnúmero de personas que han sido vilipendiadas, sin que ninguna de ellas tengan la posibilidad de defender su honor. Porque lo que quiero resaltar aquí, este momento, es ese ánimo de ensañarse con el más débil, que se advierte a esta hora en las redes sociales y que muestra sin rubor ese lado tan oscuro de la naturaleza humana. Patear al caído, acaso por paga, por interesado deseo de agradar al poderoso, o simple satisfacción tribal de solazarse lapidando a la víctima.

No recuerdo una reacción similar en el pasado en contra de prófugos anteriores. Solo quiero resaltar el hecho de que durante la larga noche neoliberal quienes huían eran políticos acusados de peculado, poderosos banqueros señalados de beneficiarse del dinero de los depositantes, o gobernantes derrocados por el pueblo. En el socialismo del siglo XXI, el primero que ha huido de unos tribunales controlados por el poder es un periodista que ha publicado un artículo de opinión en un diario. Emilio Palacio no ha robado un centavo a nadie. Fue un crítico infatigable de Febres Cordero, de Bucaram, de Lucio Gutiérrez, de Jaime Nebot, a los que fustigó desde una tribuna para la cual, ciertamente, nadie lo había elegido, pero que a nadie obligaban tampoco a leer. Confieso que algunas veces pensé que estaba equivocado. Como cuando respaldó con entusiasmo la celebración de una Constituyente que, según él debía terminar con “la partidocracia”. O cuando, ya desengañado de lo que ocurría, llamó a votar nulo en lugar de pronunciarse por el “no” en el referéndum para aprobar el texto de Montecristi. Pero sé que su opinión expresaba lo que en realidad creía, sin ningún cálculo o interés político ni pecuniario.

Emilio ha huido ahora, consciente de que no iba a ser juzgado por un tribunal independiente. Ha sido condenado ya a tres años de prisión por un juez ocasional que en menos de veinticuatro horas pudo leer un expediente de miles de páginas, reflexionar sobre los argumentos de las partes, y redactar una sentencia. El tribunal ante el que apelaba ha sido reorganizado por un Consejo de la Judicatura en transición que todos sabemos cómo ha sido designado. Es difícil de creer que en las actuales circunstancias, en el Ecuador de la revolución ciudadana, un juez pueda fallar en contra del poder del cual depende su estabilidad. No hay garantías para Emilio Palacio. Ni para los accionistas del diario El Universo, increíblemente condenados en primera instancia por un acto ejecutado por un tercero.

Sé que opinar en voz alta es peligroso. Y que cualquier aspirante a esbirro puede sentirse ofendido por lo que escribo y acudir ante un juez para acusarme por cualquier injuria supuesta. Está ocurriendo en el régimen de la revolución de los ciudadanos, y la Constitución “garantista” que declara una cantidad de derechos no reconocidos antes por constitución alguna. Pero sé también que tenemos del deber moral de no callar ante lo que está ocurriendo. Por eso quiero aquí expresar mi solidaridad con Emilio Palacio, y con su familia, por los duros e injustos momentos que están padeciendo. Y porque estoy consciente también que el mayor riesgo para todos, para la sociedad entera, es que llegue a consolidarse de manera indefinida ese estado de cosas en que un ciudadano cualquiera pueda ir a la cárcel, o al exilio, por algo que ha dicho o escrito. Si es que no está en el poder, por supuesto. Porque en ese caso pueden insultar, injuriar o zaherir, sin problema alguno, cuando lo estimen necesario.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

  • Hasta pronto

    Photobucket
    Te esperamos siempre

%d bloggers like this: