“Bienvenido, dictador”

“Bienvenido, dictador”

Photobucket
Martín Santivañez

Lima –
Hemos de agradecer al presidente Humala -que los Apus nos lo guarden hoy, mañana y siempre- la nueva estrategia diplomática que pondrá en marcha ese Metternich velasquista que es su canciller, Rafael Roncagliolo, mago de las relaciones internacionales y profundo conocedor del nuevo orden mundial. Para mayor gloria de la república humalista, pospondremos los TLC con los monstruos del capitalismo y apostaremos, “solidarios y vigilantes”, por la unión soberana con las nuevas potencias mundiales: Brasil, Irán y Rusia. Además, en nuestro vecindario, el Perú hará votos de hermandad bolivariana con el tirano de Caracas y los dinosaurios de La Habana, recibiendo a genios de la academia como el presidente ecuatoriano Rafael Correa, engendro de Lovaina. Vergüenza de país.

Los próximos cinco años observaremos cómo nuestro bienamado presidente apoya los besamanos que organiza el clan de la guayabera sucia de los Castro, enviando a los lacayos de Gana Perú, que se multiplican como gremlins, a recibir admoniciones comunistas. También, de cuando en cuando, el país contemplará los guiños de complicidad que Humala le hace a pequeños dictadores como Rafael Correa, astuta zarigüeya que finge defender su honor cuando en verdad da rienda suelta a sus espasmos autoritarios y al hambre incontenible de poder.

Mientras Correa se pasea por Lima, la prensa ecuatoriana lucha por mantener su independencia. Y aquí, nadie se pronuncia.

Es una vergüenza que recibamos con pompa y circunstancia a un autócrata que pisotea la libertad de prensa y persigue a los columnistas ecuatorianos por sus opiniones. Más aún, ¿dónde están los liberales? ¿Dónde el Rastignac Álvarez Rodrich y la matrona de la decencia, la señora Palacios? ¿Por qué no truenan desde sus púlpitos condenando la presencia de un depredador de la prensa libre? El señor Correa tiene la desfachatez de aparecer en Lima para presentar un libro sobre repúblicas bananeras cuando él, precisamente él, encarna el liderazgo subdesarrollado y primitivo del cesarismo burocrático.

Correa pontifica en la Feria del Libro sobre la maldad demoníaca de las políticas liberales y en su país impone la férula de su totalitarismo asolapado. Emilio Palacio, uno de los columnistas más importantes de Ecuador, ha sido condenado, junto al diario El Universo, a pagar 40 millones de dólares y purgar tres años de cárcel por ofender a su majestad revolucionaria. Además, desde que llegó al poder el 2007, Correa ha creado un imperio mediático que responde a su voluntad. Cinco canales de TV, cinco radios, cuatro revistas, tres diarios y una agencia de noticias se dedican, día y noche, a propagar los dogmas de la “Revolución ciudadana”, tan parecida a ese mamotreto neovelasquista que es “La gran transformación”. No contento con ello, el demócrata Correa, tan sensible cuando se trata de su persona, insulta a los periodistas de oposición llamándolos, entre otras cosas, “mafiosos”, “miserias humanas”, “bestias salvajes”, “racistas” y “corruptos”.

Éste es el amiguito del presidente Humala. He aquí al demócrata que proclama en Lima lecciones de civismo y desarrollo ante el silencio cómplice de unos periodistas y políticos que se rasgan las vestiduras sólo cuando les conviene. Solidaridad con los demócratas ecuatorianos. Y a ti, dictador, el juicio severo de la historia, señora implacable que jamás te absolverá.


Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

  • Hasta pronto

    Photobucket
    Te esperamos siempre

%d bloggers like this: