Patria, tierra salada

.Patria, tierra salada

Iván Sandoval Carrión

De horror y apostasía. Donde los jóvenes patriotas que confían en el progreso del país –como Vicente Sarmiento hijo– son impunemente asesinados por una delincuencia autoerigida en Sexto Poder del Estado, porque nos impone a todos (excepto a quienes tienen vehículo oficial con guardaespaldas) sus propias “leyes”, su propia “ética” y el cobro cotidiano de sus “impuestos”. Donde este Sexto Poder tiene efectos visibles sobre nuestra vida diaria, a diferencia del llamado “Quinto Poder” que dizque nos representa sin eficacia ni consecuencia. Donde los funcionarios gubernamentales obsecuentes, que en la tarde del 30 de septiembre afirmaron otra cosa pensando por cuenta propia, hoy en día proponen como condición para cualquier diálogo, la premisa de la aceptación de la verdad oficial sobre el “intento de golpe de Estado”.

Que fecundó la sangre. La de todos los que murieron en esa vergonzosa jornada, incluyendo aquellos a cuyo sepelio no acudió ningún representante del Gobierno. Para que podamos asistir al milagro de observar en vivo y en directo cómo se escribe la Historia Nacional, en tanto “historia oficial”, utilizando un guión imaginado por quienes festejaron la noche de aquella matanza. Es el milagro de la transformación inmediata de hipótesis en verdades mediante disposiciones oficiales. Es el prodigio de encarcelar a varios ciudadanos con “pruebas” circunstanciales como supuestos cabecillas de aquel “intento de golpe de Estado” tan peculiar: sería el único caso en la historia universal donde el líder de un putsch (Fidel Araujo) lo dirige hablando por teléfono celular, en mangas de camisa, desde la vereda del frente, y ante las cámaras de televisión, incluyendo CNN.

¡Cómo me enorgullece poder llamarte mía como a mi madre! El amor por Dios, por la madre y por la Patria son las enseñanzas más tempranas que recibimos en nuestra cultura, según lo recuerdo desde hace cincuenta años, cuando también nos explicaban que los dos grandes enemigos de los ecuatorianos son los peruanos “porque nos robaron la mitad del territorio”, y los judíos “porque mataron a Nuestro Señor Jesucristo”. Pero los tiempos cambian, la historia oficial se mimetiza con el poder, y hoy en día nuestros más grandes enemigos son los ecuatorianos… que no piensan como nosotros; es la gran lección cívica que nuestros líderes nos enseñan mediante cadenas televisadas. La pedagogía del odio: fundamento del patriotismo ecuatoriano. Pero si la Historia Nacional de algunos países podría reescribirse continuamente según los intereses de turno, como lo describe George Orwell en su novela 1984, la verdad oficial sobre “el intento de golpe de Estado” del 30-S caducará en el futuro.

Con infinito amor. Podríamos decir con finitud, incertidumbre, interrogación y condicionamiento, como ocurre con los amores verosímiles, reales y adultos. Pero el doctor Manuel María Sánchez y don Sixto María Durán pensaban más bien en los niños cuando compusieron la hermosa canción Patria hace más de ochenta años, para despertar el amor por ella en los escolares ecuatorianos de las futuras generaciones. Me pregunto qué pensarían esos nobles caballeros, si pudieran volver de sus tumbas, al verificar que su inspiradora marcha hoy se utiliza como un “test” para distinguir a los supuestos patriotas de los igualmente supuestos enemigos de la nación, según cómo cada uno reaccione a ella.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

  • Hasta pronto

    Photobucket
    Te esperamos siempre

%d bloggers like this: