Temor a la libertad

Temor a la libertad

Nila Velázquez

Eric Fromm, un destacado intelectual del siglo XX, escribió El miedo a la libertad, un libro extraordinariamente interesante.

Fromm plantea que los seres humanos tememos asumirnos como seres libres porque eso nos vuelve responsables de nuestras decisiones y que para protegernos de posibles riesgos buscamos distintos factores de protección:
1) la evasión, esa actitud que nos lleva a ignorar los problemas y las circunstancias, para eludir el tener que afrontarlas tomando decisiones.

2) El autoritarismo, pues es sometimiento a un líder, personal o no, al que le damos la capacidad de decidir y con sus decisiones marcar nuestras vidas. El nazismo es mencionado por Freud como ejemplo de esto, pues deja claro que fue posible por el sometimiento voluntario de las personas que renunciaron a cuestionarlo y a enfrentarlo.

3) La destructividad, que puede llevarnos a la reacción violenta ante lo que consideramos que nos impide realizarnos; y
4) la conformidad automática, perdiendo la individualidad y dejándonos llevar por otro u otros.

Fromm se refiere al miedo a la propia libertad, pero podríamos deducir que también existe el miedo a la libertad de los demás, en tanto pensamos que podrían cuestionarnos, contradecirnos, oponerse a nuestras ideas y a nuestros designios.

Pero como los seres humanos nacemos, crecemos, nos realizamos en sociedad, debemos aceptar que esta, cuando es democrática, es un intercambio constante de expresiones de libertad. En definitiva, como seres individuales y como sociedad crecemos al ritmo que nos reconocemos libres y somos capaces de renunciar a los factores que nos protegen, ya mencionados: la evasión, el autoritarismo, la destructividad y la conformidad automática, y aceptamos la posibilidad de equivocarnos y de que libremente otros puedan hacernos notar las equivocaciones.

Ser libres como individuos, como ciudadanos, significa ser capaces de ser nosotros mismos, sin someternos a la moda ni a las corrientes culturales, ideológicas, económicas o religiosas; en otras palabras, conservar la capacidad crítica y defender la libertad para expresarnos.

¿Que por qué he recordado hoy a Fromm? Ocurrió cuando leí el proyecto de Ley de Comunicación de Alianza PAIS, pues si es cierto que es necesario establecer regulaciones, algunos artículos dejan entrever miedo a la libertad de los demás, claro, y búsqueda de factores que los protejan de ella.

Como hay otros dos proyectos presentados, un buen trabajo de la Asamblea Nacional obligará al estudio de los tres, a oír muchas opiniones y a decidir sin prisa para lograr un texto legal propio de una democracia que solo puede construirse en la libre circulación de las ideas, sin tutelas y sin vigilancias, como preferimos creer que, en el fondo, es la intención de quien reconoce la autoría del proyecto.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

  • Hasta pronto

    Photobucket
    Te esperamos siempre

%d bloggers like this: