Sobre nuestro Puerto Marítimo de Guayaquil

icon_dramasSobre nuestro Puerto Marítimo de Guayaquil

La pretensión de llevarse el puerto marítimo Simón Bolívar a otra parte para dejarlo solo como puerto de cabotaje y turismo es errónea, por decir lo menos.

Los detractores de nuestro puerto deben recordar que el de Guayaquil, desde la época de la Colonia, fue uno de los puertos marítimos y fluviales más importantes de América del Sur por su privilegiada ubicación geográfica, su comercio, sus astilleros; a tal punto que era botín favorito de los piratas de esa época. No en balde los libertadores Bolívar y San Martín escogieron al puerto de Guayaquil para su trascendental encuentro. Desde su inauguración, el Puerto Marítimo de Guayaquil y su Autoridad Portuaria han sido modelos del desarrollo portuario en América Latina, habiéndose convertido en ejemplo a seguir; son instituciones emblemáticas de esta ciudad, tan guayaquileñas como los suburbios, el Malecón y Las Peñas. Llevarse el Puerto Marítimo de Guayaquil a otra parte es arrancarle a nuestra ciudad parte importantísima de su historia, su identidad y liquidarla económicamente.

Con respecto al calado actual, es un problema que debe resolverse, los puertos que compiten con Guayaquil en el Pacífico Sur son: Callao, con un calado de 11 m, actualmente dragándose a 17 m; Buenaventura, con un calado de 12 m, dragándose a 15 m; y Valparaíso, con un calado autorizado de 13 m, sin planes de dragado. Tanto Callao como Buenaventura han optado por la solución más lógica, el dragado. Ni a Perú ni a Colombia ni a Chile se les ha ocurrido trasladar sus puertos principales a otra parte. La propuesta de voceros del gobierno de convertir el Puerto Marítimo de Guayaquil tan solo en puerto de cabotaje y turismo suena un poco a burla. Si bien es cierto el turismo en Guayaquil se ha incrementado en los últimos años, nuestra ciudad no es un destino turístico que amerite sacrificar las costosísimas y eficientes instalaciones del Puerto Marítimo para tal objeto. El grueso del turismo ingresa por vía aérea, no marítima. Coincidiendo con el director ejecutivo de la Asociación Latinoamericana de Puertos y Terminales, Julián Palacios, los buques pospanamax de gran calado no van a venir a Guayaquil en la cantidad que el gobierno presume, porque la economía del país no lo amerita. Por lo tanto, “trasladar el puerto es casi un certificado de defunción para el puerto y para la economía de Guayaquil”. La solución más lógica es el dragado, paralelamente a la construcción de un puerto alternativo de aguas profundas en Posorja, como lo plantea el alcalde. Ya nos quitaron a los guayasenses la península de Santa Elena, nos han quitado la mayoría de las frecuencias aéreas y ahora nos quieren quitar nuestro Puerto Marítimo. El nombre con el que se conoce a nuestra ciudad, el Puerto Principal, pasará a ser historia. ¡Despierta, Guayaquil!

César Ramón Holguín Espinel,

doctor en Jurisprudencia, Guayaquil

About these ads

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

  • Hasta pronto

    Photobucket
    Te esperamos siempre

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 57 other followers

%d bloggers like this: